bonita mañana!!!

Con el mar bajo mínimos la única opción posible era el Longboard. Las olas perfectas, izquierdas de 50 cm como mucho, largas y con secciones muy bonitas se prestaban para pasarlo en grande con la tabla larga. Si además compartes la sesión con amigos como Mou y David Neira poco más se puede pedir, un placer disfrutar del long con gente que lo vive del mismo modo.
La vuelta a casa con una sonrisa en la cara y escuchando buen reggae a cargo de Freddie Mcgregor:



Good vibes!!!